Diferenciaremos cinco grandes áreas del marketing que engloban a todas las demás y que definen las diferentes formas de abordar al consumidor que tiene la publicidad.

1. Marketing de Interrupción

Es el tipo de marketing que se ha practicado siempre en los medios de comunicación tradicionales. Consiste en interrumpir al usuario en su actividad y ofrecerle algo llamativo que capte su atención.

Los consumidores están cansados de esta forma de publicidad y huyen de ella porque resulta molesta, una práctica muy habitual es cuando los espectadores ven la televisión es hacer zapping al llegar los anuncios. Pero el Marketing de Interrupción también tiene sus ventajas. Está demostrado que los resultados se obtienen de forma rápida y son fáciles de medir.

2. Marketing Indirecto o de Permiso

Es contrario al marketing de interrupción, esta forma de hacer marketing no es tan directa e invasiva. No es publicidad pura y dura. Se trata de una manera más sutil de atraer a los posibles consumidores ofreciéndoles contenido y material de su interés. Con este Marketing Indirecto o de Permiso es posible que el usuario muchas veces ni siquiera sea consciente de la estrategia de la marca que hay detrás. A este grupo pertenece, por ejemplo, el Marketing de Contenidos que veremos más adelante.

3. Marketing de Recomendación

Te planteamos una cuestión. Imagínate que hay dos restaurantes con muy buena pinta que te gustaría probar. Uno lo conoces sólo de verlo en Internet y el otro te lo han recomendado varios amigos. ¿En cuál reserva mesa? Si hiciéramos una encuesta entre nuestros lectores seguro que la mayoría elegiría la segunda opción, ¿verdad? ¡Pues eso es Marketing de Recomendación! Aprovechar el boca a boca (o tweet a tweet) en beneficio de una marca, . No hay mejor publicidad que las buenas opiniones que los clientes transmiten a su entorno.

Este tipo de marketing se practica mucho en las redes sociales, sobre todo en Facebook, donde la capacidad de difusión y viralización de las recomendaciones es brutal.

4. Marketing de Fidelización

En publicidad se suele decir que mantener a un cliente cuesta 10 veces menos que conseguir uno nuevo. Siguiendo esta máxima, muchas marcas apuestan por el Marketing de Fidelización. O sea, utilizar técnicas y recursos para que los clientes sigan contentos y no se vayan a la competencia. El objetivo es que la relación entre la empresa y el consumidor sea lo más duradera y satisfactoria posible.

Esta forma de marketing funciona bien en plataformas como Facebook o Instagram.

5. Patrocinios

Es una de las estrategias de marketing más utilizadas y a la que las marcas dedican buena parte de su presupuesto. Consiste en patrocinar eventos (deportivos, musicales, culturales), contenidos (artículos de un blog, por ejemplo), vídeos, talleres, conferencias o, incluso, espacios. La finalidad del patrocinio suele ser doble: por un lado, hay un objetivo comercial y, por otro, sirve para potenciar la imagen de marca.