El vídeo se ha posicionado como el contenido más consumido en redes sociales, el preferido para acceder a información y el tipo de publicaciones más virales, es un gran formato para trabajar el storytelling de una marca, el vídeo en directo (streaming) se posiciona como la mejor forma de aportar inmediatez. En el caso de los Ecommerce, los videos 360º y el empleo de la Realidad Aumentada aportan mayor valor al usuario y tienen mejores resultados para impulsar la venta y generar un entorno de confianza y seguridad.

2. Omnicanalidad

El Ecommerce sigue evolucionando y enriquece la experiencia de compra incluyendo a las tiendas físicas o la interacción en otros canales de comunicación, mejorando la retroalimentación entre ellos.

El futuro del marketing digital se beneficiará de que las fronteras entre comercio online y offline desaparecen, dando más protagonismo al cliente y a sus preferencias de compra y empatía con la marca. Hablamos por tanto, de estrategias globales omnicanales pensadas y diseñadas para tener en cuenta todas las vías de entrada del cliente a nuestro entorno.

3. Redes sociales

Se han convertido en los canales de comunicación, publicidad y venta más rentables y su potencial no para de crecer con las posibilidades de segmentación, el elevado ROI y la creatividad que permiten, pero no todo vale ni solo cuenta estar presente; sino que hay que saber en qué red social están nuestros usuarios y cómo trabajar la identidad de marca y la creación de comunidad en cada plataforma.

La publicidad en redes sociales gana efectividad gracias a estas posibilidades de segmentación y análisis de resultados. Junto a ello, las acciones con microinfluencers destacan por el impacto que tienen en la comunidad social y como una de las mejores formas de acercarse a los usuarios y practicar la escucha social activa.

Las redes sociales se consolidan como nuevos puntos de venta directa, donde Instagram y sus shoppable posts ganan protagonismo por el gran impacto social y viralidad para presentar novedades, lanzar promociones o trabajar la identidad de marca.

4. Inbound Marketing: del funnel al flywheel

El marketing automation se ha consolidado como la herramienta más eficiente para ejecutar las estrategias de marketing digital de los últimos años, y su efectividad evoluciona hacia estrategias de marketing digital menos invasivas. Ya no se habla del embudo de conversión funnel y sí de un recorrido circular flywheel compuesto de las mismas fases: atracción, interacción y deleite; pero con matices que ponen al usuario en un papel más central y relevante.

El flywheel da más importancia a la fidelización del usuario, mejorando la interacción entre las marcas y los clientes con el objetivo de saber muy bien qué necesitan y quieren los consumidores.

En el nuevo flywheel las marcas ponen un gran énfasis en el servicio al cliente y en la capacitación para equipar a su equipo de servicio al cliente, con ello se conseguirá que los clientes puedan promover y abogar por un negocio.