La propuesta de valor de una empresa representa la promesa que la empresa realiza a su cliente a cambio de que éste adquiera su producto o servicio. Se trata de una ventaja que la empresa disfruta de forma exclusiva con respecto a sus competidores y que le confiere una posición única y superior en el mercado.

Para el desarrollo de la oferta de valor debemos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿Qué servicios necesitan nuestros clientes y cómo podemos ayudarles?
  • ¿Qué aspiraciones tienen nuestros clientes y cómo podemos ayudarles a alcanzarlas?
  • ¿Qué trato prefieren los clientes? Como empresa, ¿cómo podemos adaptarnos mejor a sus actividades cotidianas?
  • ¿Qué relación esperan los clientes que establezcamos con ellos?
  • ¿por qué valores están dispuestos a pagar nuestros clientes?

Las aspiraciones nacen en cinco dimensiones 

Orientados al consumidor / diferentes elementos de la propuesta de valor

 Funcionales: Basados en las características y funciones básicas del producto o servicios.  lo que se puede ver como eficiente. Las necesidades prácticas que las personas tienen, como poder comer yogur mientras viajan. 

Emocionales: Lo que se ve en movimiento, Los sentimientos que las personas tienen, que pueden cubrir una amplia gama de subdimensiones como la seguridad, el poder, la vitalidad, el reconocimiento, el sentido de pertenencia, el disfrute, la convivencia.

Orientados a la sociedad / la cultura, las creencias y las costumbres

 Variables éticas: Lo que es visto como correcto, Lo que se percibe como un comportamiento correcto o incorrecto para una categoría de personas (por ejemplo, “los niños deben beber más agua y menos refrescos”).

Variables estéticas:  Que es lo que parece bonito. Las personas pueden aspirar a utilizar productos con un diseño de producto específico, de modo que el propósito del diseño del producto no sea solo transmitir el posicionamiento, sino también es el posicionamiento.

Tendencias culturales: Que es lo que está de moda. Los consumidores están bajo la presión de las tendencias culturales de todo tipo (tener una cámara de cine integrada en los teléfonos celulares).